El arte de la subtitulación

Hace poco, tuve el gusto de publicar un artículo en el blog de @AulaSIC.
El artículo habla del fenómeno “fansub” y de su incidencia en nuestra profesión y en la descarga ilegal de productos audiovisuales por internet.

En su momento tuvo muy buena acogida, así que espero que os guste.

En la entrada de hoy, me gustaría abordar un tema delicado, en el que no todos los profesionales del sector de la traducción audiovisual parecen ponerse de acuerdo.

Se trata del fenómeno del fansubbing, es decir, aquellos subtítulos de películas, series de TV, vídeos, etc., realizados por aficionados, que no necesariamente son traductores.

¿Por qué lo hacen? ¿Cuál es su finalidad? En principio, la de hacer llegar dicho material con unos subtítulos ya traducidos, listo para consumir por el público de la lengua meta, prácticamente al mismo tiempo que son emitidos en su país de origen.

Generalmente, hasta que un producto audiovisual es doblado y/ o subtitulado a otra lengua, pueden pasar aún unos cuantos meses. Es comprensible, que los seguidores de una serie determinada no quieran esperar tanto tiempo hasta poder ver los últimos capítulos y, por ese motivo, recurren a la descarga ilegal de dicha serie a través de Internet, bien sea en la lengua de origen o con unos subtítulos que, aunque no cuentan con una calidad profesional, les bastan para poder saciar su curiosidad sobre cómo prosigue la trama.

Pero no olvidemos que, por norma general, estos aficionados no suelen contar con el permiso de la productora o la distribuidora de dicho producto audiovisual, propietarios de los derechos del material en cuestión y que los subtítulos en sí, generan unos derechos de autor para el traductor responsable de los mismos, así que, de alguna manera, los subtítulos de estos aficionados, estarían perjudicando no sólo a la industria del cine propiamente dicha, fomentando directa o indirectamente la piratería, sino también a los profesionales que se encuentran detrás, incluidos los traductores de subtítulos y de doblaje que, dicho sea de paso, no acostumbran a tener unos ingresos equiparables a los de las grandes estrellas de cine y a los que realmente se hace mucho daño con esta práctica.

Recientemente, en el blog de cultura de El País, se publicó un artículo de Natalia Marcos titulado “Subtítulos por amor al arte”, en el que se hacía referencia al asunto, claro está, no desde la óptica de un traductor audiovisual profesional, pero que invitaba a la reflexión sobre el mismo. Personalmente, la lectura me pareció muy interesante, así que me gustaría compartirla con vosotros.

Que los traductores audiovisuales tenemos que velar por nuestros intereses, está claro, pero a mí me queda la duda de si realmente, bien enfocada la cuestión, los conocidos como fansubbers, podrían hacer una aportación más que interesante a la sociedad, subtitulando aquellos productos que no nos llegarían de otra manera al público general, ya que no se distribuyen por los canales comerciales habituales.

Un buen ejemplo de esto es Eva María Martínez, traductora audiovisual y autora del blog: http://elartedetraducir.wordpress.com, en el que trata ampliamente el tema del fansubbing y habla de su propia experiencia como subtituladota “aficionada” de series de manga y anime.

¿Qué creéis? ¿Realmente la práctica del fansubbing está relacionada con el aumento de las descargas ilegales de Internet? ¿No habría un nicho de mercado aún sin cubrir, en el que realmente pudieran hacer una aportación interesante con su trabajo?

¡Espero vuestros comentarios de vuelta!

Anuncios

2 pensamientos en “El arte de la subtitulación

  1. Yo me enorgullezco de ser fansubera, y estoy bastante de acuerdo en lo que dices en tu entrada. En mi caso, colaboro en ocasiones con un foro dedicado al cine clásico, en el que que subtitulo películas antiguas, muchas de ellas rarezas que nunca se han estrenado aquí ni se comercializan en DVD (ni lo harán). La gente que hace estos subtítulos por amor al arte, al menos en este caso concreto que te comento, suele ser muy respetuosa y hacerlo lo mejor que puede, porque realmente les gusta este tipo de cine y quieren que llegue a más gente que comparta esa afición, de la mejor manera posible. Enhorabuena por otra interesante entrada. 🙂

    • Muchas gracias por tu comentario, Irene. Me alegro mucho de que te haya gustado mi entrada.

      El caso que comentas es, precisamente, a lo que me refería cuando quería hacer una reflexión sobre la aportación que podrían hacer los fansubbers al mercado de la subtitulación. Entendido de esta manera, hay sitio para todos ¿no crees?
      Gracias a este trabajo desinteresado y, como tú dices, por amor al arte, se consigue difundir un tipo de producto audiovisual que, de otra manera no nos llegaría por las vías comerciales normales.

      Un saludo,
      Yolanda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s